miércoles, 13 de septiembre de 2017

Literatura y diversidad sexual LGTBQ

Nuestra biblioteca ha iniciado una colección para informar sobre el colectivo LGTBQ  y luchar contra los prejuicios de la homofobia y la transfobia. Iremos incluyendo progresivamente la relación de fondos que hemos ido adquiriendo para la biblioteca de nuestro Centro.











 "Hablar de la bibliografía LGBTQ en occidente es hablar de la historia de la censura que han sufrido la mayoría de estos materiales por ser considerados peligrosos e inadecuados. La discriminación no ha venido sólo de la escasez de materiales y su ocultamiento, sino de cómo se presentaban en los estantes y anaqueles de las bibliotecas, cómo se han denominado (perversiones sexuales, sodomía, etc.) o cómo se han clasificado en la CDU (el famoso auxiliar de forma -055.3: personas de sexo dudoso: homosexuales, bisexuales, lesbianas, transexuales, pervertidos, sádicos y masoquistas)".

FONDO LGTBQ de nuestra biblioteca:
Alyson Bechdel, Fun Home. Una familia tragicómica.









 

Rudolf Brazda. Itinerario de un triángulo rosa.














Una discriminación universal. La homosexualidad bajo el franquismo y la transición.

















PARA SABER MÁS:

- 10 libros infantiles con mucho orgullo gay.

- Dossier de la revista Educación y Biblioteca sobre "Biblioteca y diversidad sexual", nº 152, 2006.


Miguel Hernández (1910-1942). 75 aniversario de la muerte del poeta de Orihuela.

En una de las forzadas retiradas que tuvimos hacia Madrid (...), en medio del fragor de la huida, de los cartuchos y los fusiles de los soldados arrojados para correr con menos impedimento, me hirió de arriba abajo este grito: "¡Me dejáis solo, compañeros!". Le eché sobre mis espaldas: el calor de su sangre golpeó mi piel como un martillo doloroso. "¡No hay quien te deje solo!", le grité. (...)Cuando ya no pude más, le recosté en la tierra, me arrodillé a su lado y le repetí muchas veces: "¡No hay quien te deje solo, compañero!". Y ahora, como entonces, me siento en disposición de no dejar solo en sus desgracias a ningún hombre.
Miguel Hernández, Nuestra Bandera, nº 112, 14 noviembre 1937.

Related image
Miguel Hernández, en Valencia durante la guerra civil, en una imagen del archivo de ABC 


Recursos educativos sobre Miguel Hernández
http://museomiguelhernandez.es/
http://www.miguelhernandezvirtual.es/new/
http://amediavoz.com/hernandez.htm
https://sites.google.com/site/homenajeamiguelhernandez/bases-y-tutoriales
http://www.educacontic.es/blog/miguel-hernandez-vive-en-la-red
http://www.moonmagazine.info/miguel-hernandez-perito-en-lunas-poeta-cabrero/
https://didactalia.net/comunidad/materialeducativo/recursos/tag/miguel%20hern%C3%A1ndez
https://didactalia.net/comunidad/materialeducativo/recurso/miguel-hernandez-unidad-didactica-para-secundaria/adbd1233-672d-4c7a-93c3-d4f404e3019e
http://mailtracking.tiching.com/video-la-musica-de-miguel-hernandez/recurso-educativo/12014?type=3&value=
http://bo.tiching.com/miguel-hernandez/recursos-educativos/
http://lenguetazosliterarios.blogspot.com.es/2010/03/unidad-didactica-sobre-miguel-hernandez.html

Documental de la Asociación Cultural Orihuela 2010 sobre la figura de Miguel Hernández

Federico García Lorca y la importancia social de los libros y la lectura.

Discurso íntegro pronunciado por el poeta Federico Garcia Lorca en la inauguración de la biblioteca de su pueblo natal, Fuente Vaqueros (Granada), en septiembre del año 1931.

Federico e Isabel García Lorca (Granada, 1914).
Queridos paisanos y amigos:

Antes que nada yo debo deciros que no hablo sino que leo. Y no hablo, porque lo mismo que le pasaba a Galdós y en general, a todos los poetas y escritores nos pasa, estamos acostumbrados a decir las cosas pronto y de una manera exacta, y parece que la oratoria es un género en el cual las ideas se diluyen tanto que sólo queda una música agradable, pero lo demás se lo lleva el viento.
Siempre todas mis conferencias son leídas, lo cual indica mucho más trabajo que hablar, pero al fin y al cabo, la expresión es mucho más duradera porque queda escrita y mucho más firme puesto que puede servir de enseñanza a las gentes que no oyen o no están presentes aquí.

Tengo un deber de gratitud con este hermoso pueblo donde nací y donde transcurrió mi dichosa niñez por el inmerecido homenaje de que he sido objeto al dar mi nombre a la antigua calle de la iglesia. Todos podéis creer que os lo agradezco de corazón, y que yo cuando en Madrid o en otro sitio me preguntan el lugar de mi nacimiento, en encuestas periodísticas o en cualquier parte, yo digo que nací en Fuente Vaqueros para que la gloria o la fama que haya de caer en mí caiga también sobre este simpatiquísimo, sobre este modernísimo, sobre este jugoso y liberal pueblo de la Fuente. Y sabed todos que yo inmediatamente hago su elogio como poeta y como hijo de él, porque en toda la vega de Granada, y no es pasión, no hay otro pueblo más hermoso, ni más rico, ni con más capacidad emotiva que este pueblecito. No quiero ofender a ninguno de los bellos pueblos de la vega de Granada, pero yo tengo ojos en la cara y la suficiente inteligencia para decir el elogio de mi pueblo natal.
Está edificado sobre el agua. Por todas partes cantan las acequias y crecen los altos chopos donde el viento hace sonar sus músicas suaves en el verano. En su corazón tiene una fuente que mana sin cesar y por encima de sus tejados asoman las montañas azules de la vega, pero lejanas, apartadas, como si no quisieran que sus rocas llegaran aquí donde una tierra muelle y riquísima hace florecer toda clase de frutos.

viernes, 9 de junio de 2017

El pincel y la lectura

A Boy with a Lesson-book, 1757.









Este cuadro, obra de Jean Baptiste Greuze (1725-1805), está expuesto en la National Gallery of Scotland. Greuze fue un pintor francés que alcanzó popularidad con pinturas de corte melodramático, representando escenas de familias pequeño-burguesas de provincias. Uno de sus defensores públicos fue el ilustrado francés Diderot; el famoso crítico de arte hizo un encendido elogio de sus pintura por la moralidad de sus imágenes. 
En este cuadro el niño parece concentrado, quizás memorizando, la lectura del libro que tiene abierto bajo sus manos. El acto de leer, intentando retener o comprender lo impreso en las hojas del libro, aparece como tema central. Poco más tarde, finales del siglo XVIII se produjo una "revolución lectora" que pasó de "la lectura repetitiva intensiva de un pequeño canon de textos conocidos y normativos" (preponderantemente de tema teológico o religioso) a una lectura extensiva, secularizada e individual. La lectura adquirirá entonces una función emancipatoria y productiva. En la ciudad, la palabra escrita se convirtió en un elemento corriente de la vida urbana diaria (carteles, anuncios, periódicos, libretos...). Apareció también un nuevo público que "probaba nuevas formas de trato con los textos literarios, nuevos modos de lectura y nuevos rituales". La novela y la prensa fueron la lectura predilecta de ese nuevo público, que se extendió más allá de las clases burguesas. La lectura fomentaría tendencias antieudales, anticlericales y, en general, antiautoritarias. Las bibliotecas de préstamo, por encima de las bibliotecas públicas o las sociedades solitarias, fueron el semillero de esta revolución lectora.

Para saber más: Reinhard Wittmann, "¿Hubo una revolución en la lectura a finales del siglo XVIII?", en G. Cavallo y R. Chartier, Historia de la lectura en el mundo occidental, Taurus, Madrid, 2001, pp. 495-537.

Para observar el cuadro en detalle, pincha este enlace.